domingo, 18 de agosto de 2013

La historia del bolígrafo: Del tarro de tinta al esfero que toma fotos

Tomado de DIARIO ADN Bogotá | 17/06/13

Este objeto cumple 75 años este mes. Aquí lo celebramos y reivindicamos este práctico invento.

Hace 75 años escribir una carta era una tarea difícil pues la pluma se atascaba o el tarro de tinta se derramaba sobre el papel. Ante estos inconvenientes el mundo le dio paso al bolígrafo, un invento que revolucionó la manera de escribir. Desde que somos niños lo usamos. Está en colegios y oficinas y ha servido para escribir poemas y enciclopedias, pero poco sabemos sobre su creación, pese a que tiene tanta popularidad.

Pues bien, el bolígrafo lo inventó el periodista László József Bíró, un húngaro que estaba cansado de que su pluma fuente (con tinta recargable) dejara de funcionar en la mitad de sus reportajes. La idea se le ocurrió al ver a unos niños jugando con una pelota. Cuando esta rodó por un charco y dejó un trazo de agua en el pavimento, él se dio cuenta de que la tinta fluiría mejor si utilizaba una punta redonda en vez de una pluma metálica.

Este es un aviso publicitario de la revista argentina ‘Leoplán’, que promocionó el primer bolígrafo marca Birome, en 1945.

En 1938 este emprendedor patentó un prototipo de su invento pero no tuvo éxito comercial porque aún le faltaba perfeccionarlo. Sin embargo, pronto la suerte le sonreiría.

En un viaje de trabajo a Yugoslavia, el periodista conoció al expresidente argentino Agustín Justo, quien quedó asombrado al ver cómo Bíró escribía con el prototipo. Entonces, lo invitó a visitar su país. Dos años después Bíró empacó maletas porque tuvo que huir de los desmanes de la Segunda Guerra Mundial, ya que él era de descendencia judía. 

A miles de kilómetros de su tierra natal, en el país gaucho, este emprendedor fundó junto a su hermano Georg la compañía Bíró Meyne Bíró, con la esperanza de pulir su invento. En una cochera y con bajo presupuesto el inquieto periodista logró elaborar un nuevo modelo que fue patentado el 10 de junio de 1943. Ese día nació el esfero, el cual sigue vigente después de 75 años. Es que ni siquiera los desarrollos tecnológicos, como el computador, le han robado importancia. ¡Feliz cumpleaños, felices 75 años, bolígrafo!.

Los datos
  1. El bautizo: El primer nombre comercial del bolígrafo fue Birome, en honor al apellido del creador.
  2. Otros nombres: Este elemento también ha sido llamado esfero, esferográfica, lapicera, plumero, caneta y puntabola.
  3. En la guerra: En la Segunda Guerra Mundial crearon el ‘bolígrafo pistola’, un arma que resultó letal.
El bolígrafo fue más allá del papel.


Esta herramienta de escritura no se limitó a cumplir la función de realizar trazos sino que trascendió el papel. En la actualidad hay esferos que tienen memorias USB, reproductores de música y cámara de video integradas. La gama de bolígrafos es amplia, incluso hay algunos de colección con diamantes incrustados. Estos esferos siguen cumpliendo la función principal, claro está, pero tienen servicios adicionales que los hacen únicos.

Las cifras:
  • dólar o menos es el precio de un bolígrafo corriente, debido a la producción masiva.
  • 2 o 3 kilómetros es la distancia promedio que escribe un bolígrafo corriente en el tiempo de vida útil de la tinta.
  • 1938 fue el año en que el bolígrafo fue inventado, sin embargo, esta herramienta fue perfeccionada hasta el año 1945.

No hay comentarios: