viernes, 4 de noviembre de 2011

La firma biométrica reduce la suplantación de identidad

Tableta digital y lápiz óptico
Un sistema que registra el autógrafo, lo analiza grafológicamente y lo guarda en una base de datos.

Categoria: Grafología Forense
Artículo tomado de Portafolio.co

Las empresas colombianas contarán con un sistema que combina la facilidad de la firma en papel con la seguridad de la firma digital.

La entidad certificadora Certicámara presentará hoy la Firma Biométrica Certificada (FBC), un método para autenticar electrónicamente la identidad de una persona por medio de una versión digital de su firma manuscrita.

Se trata de un sistema que registra o enrola el autógrafo, lo analiza grafológicamente y lo almacena en una base de datos, desde donde puede ser verificado para confirmar la identidad del firmante.

Según Erick Rincón Cárdenas, gerente de Certicámara, “el sistema de FBC está especialmente diseñado para transacciones en las que se requiere la presencia de personas, en las cuales se busca desmaterializar un proceso, trámite o contrato para desarrollar proyectos de oficina sin papel”.

La FBC tiene el mismo valor legal de una firma manuscrita, de acuerdo con la ley 527 de 1999. Su uso, afirma Certicámara, reduce los costos administrativos y logísticos de las empresas.

Según Rincón, “suprimir los procesos en papel se traduce en un ahorro de costos sustancial y hace los procesos más rápidos y seguros”.

Por otra parte, el sistema garantiza que la identidad de quien firma será autenticada y certificada con completa confiabilidad.

La empresa afirma que “las FBC capturadas se basan en parámetros biométricos y pueden considerarse como únicas para la persona firmante”, pues –según Rincón– no es posible que las rúbricas de dos personas registren los mismos valores al ser analizadas por el sistema.

Este detecta y reporta los intentos de falsificación y evita que los documentos sean firmados por personas no autorizadas.

Adicionalmente, permite verificar la identidad de un firmante y la integridad del contenido del documento.

Todo esto minimiza riesgos como la suplantación de identidad, la alteración de documentos y el no repudio (que una persona se niegue a reconocer que firmó un documento).

La firma biométrica puede estar acompañada de un certificado digital o una estampa cronológica, un mecanismo de validez jurídica con el cual se certifica la fecha y hora exacta de la creación y existencia de un documento electrónico.

También es posible cifrar el contenido de los documentos, de modo que estos no puedan ser leídos por personas no autorizadas.

Este mecanismo puede combinarse con otros métodos de identificación biométrica, como la lectura del iris, el reconocimiento facial o el ‘escaneo’ de huella digital, lo que permite complementar los sistemas de identificación de acuerdo con las necesidades de los usuarios.

La empresa espera que en el futuro las bases de datos de las FBC estén a disposición de múltiples entidades, lo que permitiría que con un sólo registro las personas puedan ser identificadas en varios sitios.

Las bases de datos de Certicámara, donde se almacenan las firmas digitales, están blindadas contra ataques y otras amenazas de seguridad. La empresa es una de las pocas en el país que cuentan con un certificado ISO 27001, que avala que la información estará protegida por altos estándares de seguridad y por un plan de continuidad que garantiza su disponibilidad en todo momento.

OTRAS FIRMAS DIGITALES

En Colombia también hay disponibles servicios de certificación de firma digital. Se trata de documentos electrónicos que acreditan la identidad de una persona de forma inequívoca.

Según Rincón, estos “son apropiados para trámites totalmente virtuales, en los que la interacción siempre se hace por vía electrónica”.

Dado el caso, las firmas digitales hacen posible certificar si una persona pertenece o es la representante legal de una entidad, si ostenta una función pública, si es profesional o si sus documentos de persona natural efectivamente corresponden a los registrados a su nombre.

Una misma persona puede tener varias firmas digitales a su nombre.

El representante legal de una empresa, por ejemplo, puede tener un certificado que acredite esa condición, otro que avale su tarjeta profesional y un tercero que lo reconozca como persona natural.

No hay comentarios: